homenajealmudenagrandes

Aitana Sánchez-Gijón, Juan Diego Botto, Carmen Machi, Susi Sánchez, José Sacristán y Blanca Portillo participaron en el homenaje de la Academia de Cine a la escritora.

El cine, la literatura y el teatro se unieron ayer para homenajear a Almudena Grandes. En el escenario del teatro María Guerrero, presidido por una pantalla con la foto de la escritora madrileña, se recordó y reivindicó a la que era Patrona de Honor de la Fundación Academia de Cine en el mes del primer aniversario de su fallecimiento –27 de noviembre–.

La vicepresidenta y ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz; el ministro de Cultura y Deporte Miquel Iceta; la ministra de Educación y Formación Profesional, Pilar Alegría; Pedro Almodóvar; Ana Belén; Víctor Manuel; el director Félix Viscarret; el productor Gerardo Herrero; y los periodistas Pepa Bueno y Miguel Ángel Aguilar, entre otros, acudieron al acto que dirigió Azucena Rodríguez, y en el que los intérpretes Aitana Sánchez-Gijón, Juan Diego Botto, Carmen Machi, José Sacristán, Susi Sánchez y Blanca Portillo leyeron fragmentos de 'Episodios de una guerra interminable' ('Inés y la alegría', 'El lector de Julio Verne', 'Las tres bodas de Manolita', 'Los pacientes del doctor García' y 'La madre de Frankenstein'). La pianista y concertista Rosa Torres-Pardo acompañó las lecturas con su música.

El presidente de la Academia de Cine, Fernando Méndez-Leite, recordó que hasta en seis ocasiones se han llevado al cine los relatos de la conocida autora. "El cine siempre ha recibido la figura de Almudena Grandes con los brazos abiertos. ¡Vengan más películas de Almudena Grandes!", subrayó.

El director editorial de Tusquets, Juan Cerezo, señaló la vinculación de la literatura de Grandes con el cine. "Ella planteaba sus novelas en términos visuales, solía partir de imágenes. Por eso tiene mucho sentido que este homenaje lo impulse la Academia de Cine. Almudena pensaba en términos visuales, de un pequeño plano, de lo pequeño a lo grande, de un microcosmos a un macrocosmos", declaró.

El director del CDN, Alfredo Sazol, anunció que el Centro dramático Nacional y el Teatro Nacional de Catalunya se unirán para llevar a cabo una coproducción de 'La madre de Frankenstein' para la próxima temporada.

Luis García Montero, viudo de la escritora, cerró el homenaje con '1936', un poema del exilio de Luis Cernuda, y destacó la misión de la cultura. "La  gente de la música, de la literatura, del cine, del teatro, nos dedicamos a recordar la experiencia humana. Esos recuerdos que merecen ser parte del presente, como un modo para imaginar el futuro", concluyó.

Impulsado por la Fundación Academia de Cine en colaboración con Tusquets, editorial de Grandes desde hace más de treinta años, y el CDN, el acto finalizó con la imagen de las páginas de su última novela, 'Todo va a mejorar', sobrevolando el escenario decorado por Pedro Moreno e iluminado por Juan Cornejo, y un patio de butacas en pie aplaudiendo a Almudena Grandes, "una optimista de nacimiento".

Correosparajuliaauroratorres

Julia, tras dos libros de poemas, sigue contando su historia de forma newepistolar.

Se ha presentado en Córdoba, patria chica de la autora, el último de sus libros.

Correos para Julia significa un salto en el concepto que, como escritora, Torres tiene de su personaje principal, Julia.

Si su primer libro, Las Noches de Julia, nos presentaba una mujer que acabada su jornada diaria nos planteaba y presentaba sus sentimientos; tras ella evolucionó nuestra protagonista y nos habló de sus sexualidad, de sus necesidades, de sus deseos más íntimos. Un poemario que recogía con absoluta normalidad y naturalidad a la mujer en su estado íntimo.

Ahora, la protagonista, digámoslo, “ha crecido”, nos cuenta ya sus vivencias. Ha dejado atrás la poesía para llegar a una bella y hermosa prosa.

Su desarrollo ha evolucionado. Ahora el nuevo genero epistolar, el envío entre amantes, amados, despechados y reencontrados se trabaja a través de correos electrónicos.

Los diversos protagonistas cuentan su vida, sus vivencias, a través del envío de misivas electrónicas.

La autora lleva de la mano a su protagonista a que nos cuente la realidad del día a día, de mujeres empoderadas, mujeres quizás triunfadoras en lo profesional y perdedoras en lo personal; quizás quien sabe, al fín, ganadoras en la dura lucha y batallas de sexos y el amor.

Esta nueva prosa que nos presenta Torres no está tamizada por lo políticamente correcto, que podría quitarle verdad a la obra, a la vida. Ella plantea de forma elegante la vida y experiencias que los diversos protagonistas van viviendo y sintiendo.

El sexo, el amor, el trabajo y las relaciones humanas se presentan de forma clara e inequívoca. El libro nos permite sentir humedades y olores, sudores y encuentros. Nos atrae a compartir o convivir los momentos leídos en nuestra realidad.

Correos para Julia es claramente una obra del Siglo XXI, de una mujer que exige y reclama que la realidad de nuestra época se vea reproducida en el papel pero que en ningún momento deje fuera, ni la elegancia en el texto ni el buen gusto en la escritura.

 

lamaestrarepublicana

Esta novela, editada por primera vez por DeBolsillo en junio de 2015 por la periodista Elena Moya, trata de las glorias y miserias de una familia, primero acomodaticia por ser la del alcalde independiente de Morella, un pueblo de Castellón, y luego dimisionario este mismo alcalde, llegando a fin de mes con estrecheces; así como de una antigua guerrillera y maestra leal a la República Española, primero, y a la democracia, después; ejerciente desde los primeros tiempos de la Residencia de Señoritas anexa a la Residencia de Estudiantes, donde María de Maeztu, María Zambrano o Victoria Kent mantenían el pulso intelectual del momento mano a mano con personas de la talla de Federico García Lorca, Luis Cernuda, Vicente Aleixandre o Alejandro Casona, este en la carreta en burro de la Biblioteca itinerante pueblo a pueblo y del Teatro de la Barraca para traer la cultura y los libros de La Barraca a los pueblos y ciudades de la República.

Asimismo, narra las minucias del otrora todopoderoso Presidente de la Generalitat Valenciana, bajo otro pie de foto y pelaje, en sintonía con el alcalde, rociando hasta que se interrumpe por motivos sociales, políticos y económicos lo que parecía una lluvia interminable de presupuesto, de dinero contante y sonante hasta otoño de 2008, y no solo para la Alcaldía de Morella: también para la fonda de los hijos y la mujer del alcalde, para preciosistas parajes zen en que la hija del alcalde y el hijo de un hispanista inglés comienzan a confiar el uno en el otro. Así como la infatigable lucha de Vallivana, militante republicana y acaso radical, no de los de Alejandro Lerroux, sino de los de Marcelino Domingo más bien, quien duda más de una vez, al final de la novela duda más pero al final se tira a la piscina, no puedo decir el motivo ya que si no, haría más spoiler de la cuenta: se trata de sugerir, no de contar la trama principal. Tampoco contaré el trasfondo del alcalde, lleno de rencor y de presunción, u otros trazos y motivaciones de la trama no menos importantes, e impactantes.

Disfrute lector, lo que yo he disfrutado leyendo, como ya hace tiempo. Un saludo.


Carlos Alberto Ponferrada Almagro.