PUBLICIDAD

Prosa al cáncer de mama por Pablo Andrés Rial

Me solté el pelo, me puse el vestido que tanto me gusta, el que me compré en la calle Libertad, me pinté las uñas de salmón y agarré las perlas color escarlata, me puse el perfume de imitación de Acqua di Giò, y un tema de Gilda, pensando en las primaveras y los tomates cherry, y la huerta de mis crisis, ví mis piernas, amé mis piernas otra vez, y mi cuerpo y me tomé algunos vasos de agua con las orejas de elefantes afuera, con los tulipanes y rosas blancas, y abrí los pechos castigados, les pasé cremas y toqué las campanas de las fechas. Alegre las toqué, con la misma felicidad que se tocan a los que se duermen con algún miedo.

BSNProsaAlCancerDeMama